Criterios de evaluación y calificación

Tomando como punto de partida las competencias clave, se ponderan en los siguientes porcentajes para la calificación numérica que se registrará en actas y boletines:

  • Saber hacer: 35%
  • Saber saber: 35%
  • Saber ser: 30%

Saber hacer se relaciona con los indicadores y estándares relativos a aspectos prácticos y de ejecución de gestos técnicos, demostraciones prácticas y aplicación del movimiento.

Saber saber se relaciona con los indicadores y estándares relacionados con aspectos teóricos, reglamentarios y científicos de los contenidos.

Saber hacer y saber saber son competencias clave que permitirán al alumnado tener iniciativa para aprender a aprender y autonomía en las actividades físicas que elija a lo largo de su vida. Son competencias relativamente fáciles de evaluar con instrumentos objetivos de registro asociados a rúbricas que recojan los estándares de cada contenido en distinto grado. La dificultad para calificar con justicia estos saberes reside en que el movimiento requiere muchas horas de repetición y entrenamiento de las que no se dispone y tampoco el objetivo de la educación física es la especialización deportiva, pero nos encontramos con una diversidad de intereses y habilidades en el alumnado que hace que unos contenidos aparentemente fáciles de cuantificar se encuentren en un rango de ejecución muy amplio.

Saber ser se relaciona con la actitud entendida como actitud hacia la materia y no mero comportamiento, actitud observable y medible en términos de condición física básica, realización de las tareas y ejercicios propuestos en las sesiones, observación de las reglas de los juegos y aplicación de los valores asociados al deporte y la actividad física saludable. Saber Ser de alguna manera supone la integración de todos aquellos aprendizajes que se producen de forma natural por la dinámica de la clase y su carácter vivencial. Las sesiones de educación física son escasas y tienen una estructura que les da sentido en sí mismas, ya que no se trata únicamente de medir y pesar al pollo, hay que de darle de comer cada día y verlo crecer.
Entendiendo la educación física de manera inclusiva y a la persona de manera integral, la dinámica de las clases y la variedad de los contenido, así como los diferentes enfoques que cada docente aplique a un mismo tema, las evaluaciones pueden requerir metodologías e instrumentos de evaluación que en unos casos separen claramente unos indicadores de otros, y en otros permitan integrar en una actividad indicadores sin que esto suponga una contradicción, sino un enriquecimiento para el alumnado, que percibe la asignatura como una vivencia global.

La voluntad del departamento y de los criterios que guiarán la calificación es que la asignatura se pueda adaptar a las necesidades del alumnado, facilitando que la superación de la materia sea una consecuencia natural del esfuerzo individual demostrado en las clases y hábitos diarios de vida activa y saludable fuera de ellas.

PONDERACIÓN DE LAS EVALUACIONES:

Si bien la evaluación es continua, a efectos de ponderar la calificación final se aplicará el siguiente criterio:

  • Primera Evaluación: 1/3
  • Segunda Evaluación: 1/3
  • Tercera Evaluación: 1/3

Esta ponderación se aplicará una vez superadas o recuperadas todas las evaluaciones a lo largo del curso, en caso contrario se deberán realizar las pruebas extraordinarias correspondientes.

INDICADORES DE CALIDAD PARA LA CALIFICACIÓN:

  • Ejecución adecuada y fluida en las pruebas prácticas en base al punto de partida inicial individual.
  • Presentación ordenada y puntual de las tareas.
  • Asistencia y participación activa, tanto en las clases presenciales como virtuales.
  • Actitud positiva de esfuerzo y superación con independencia de la competencia motriz.
  • Evolución y mejora en el rendimiento y capacidad individual observados por el profesorado a lo largo del curso.
  • Capacidad de trabajo en equipo sin importar el grupo o parejas asignados, deportividad y juego limpio.
  • Proactividad, creatividad y aportaciones positivas en clase.

Proceso de recuperación

Recuperación de materias y evaluaciones pendientes.

MATERIAS PENDIENTES:

La recuperación de una asignatura pendiente del curso anterior se condiciona al cambio de actitud y se recupera si durante el curso actual el alumno o alumna demuestra en la asignatura interés y participación activa. Teniendo en cuenta la estructura de la ESO en dos ciclos, el departamento entiende que la fórmula adecuada en relación a las competencias clave, especialmente Saber Ser, con independencia de los posibles contenidos no impartidos el curso anterior, ya que se entienden como medios y no como fines en sí mismos respecto a los objetivos generales de la asignatura en particular y de la ESO en general.

Este criterio de recuperación se concreta en: LA ASIGNATURA PENDIENTE SE SUPERARÁ APROBANDO LA SEGUNDA EVALUACIÓN CON UNA NOTA MÍNIMA DE 6.

Todo el alumnado con educación física pendiente se encuentra concentrado en dos cursos de segundo y un alumno de 3º.

En EDUCACIÓN FÍSICA de 2ºBACH y DEPORTE 2ºESO no hay alumnado con la materia pendiente.

EVALUACIONES PENDIENTES:

Una evaluación no superada se debe recuperar aprobando la siguiente y, en su caso, recuperando aspectos concretos a criterio del profesor o profesora a cargo del grupo. En este sentido la tercera evaluación suspensa puede suponer la necesidad de superar la asignatura en la convocatoria extraordinaria, ya que se entiende la evaluación como un proceso continuo.

Pérdida de la evaluación continua y procedimientos extraordinarios de evaluación.

El alumnado que acumule un número de faltas injustificadas superior al 25% de las sesiones previstas para un trimestre o, en su caso, para todo el curso, tal y como establece la PGA (o en su defecto los acordados y aprobados en la CCP o en la legislación vigente) se le aplicará el sistema extraordinario de evaluación, desde el último día de la evaluación ordinaria hasta el comienzo de los exámenes de la evaluación extraordinaria, consistente en la presentación a pruebas de evaluación y exámenes realizados en clase, todos o parte de los trabajos realizados en el Aula Virtual y, caso de continuar el absentismo o no realizar estas tareas de forma suficiente, se presentará a la convocatoria extraordinaria según el calendario que establezcan Jefatura y la CCP.

CONVOCATORIAS ORDINARIA Y EXTRAORDINARIA:

El trabajo diario de clase es fundamental e insustituible, por lo que la recuperación de evaluaciones anteriores suspensas se realizará a discreción del docente siguiendo los siguientes criterios:

  1. Se observa una mejora en la participación y realización de las tareas ordinarias de las clases.
  2. Se entregan los trabajos y realizan las pruebas no superadas.
  3. Se establece un plan de recuperación de la evaluación individualizado para el alumno o alumna atendiendo a sus circunstancias particulares.

Si es la tercera evaluación la que suspende, esta recuperación debe hacerse en las semanas de actividad de recuperación y ampliación o en el examen final. En caso de ser un alumno de ESO tendrá que presentarse a la convocatoria ordinaria y si es de Bachillerato a la extraordinaria.

Las pruebas que se establezcan en convocatoria extraordinaria pueden ser teóricas, prácticas o mixtas según decida el departamento y el perfil del alumnado suspenso (lesiones, absentismo, etc.), en este sentido es conveniente mencionar la dificultad de aplicar una prueba a varios niveles en una única sesión que abarque todos los contenidos a evaluar, por lo que el diseño de este examen tendrá una coherencia de tipo global orientada a la consecución de los objetivos generales de la asignatura demostrando unos contenidos mínimos y ajustados a las competencias.

Las circunstancias particulares de cada caso justificarán la aplicación de procedimientos extraordinarios de evaluación, consultado el departamento, y recogidas en las actas correspondientes.

Pruebas extraordinarias de junio.

En el caso de realizarse pruebas extraordinarias de junio para alumnado que no haya superado las evaluaciones se realizará una prueba final por cada curso, a determinar por el departamento en el mes de mayo.
La prueba extraordinaria de junio tiene carácter total y puede abarcar cualquier contenido del currículo del curso. Esta prueba extraordinaria total puede ser sustituida por la realización de tareas de recuperación de cada evaluación no superada en los días lectivos entre las convocatorias ordinaria y extraordinaria de junio.